Sa Creu Nova, un elegante Art Hotel en el sureste de Mallorca,  apuesta fuerte por la gastronomía, creando tres espacios gastronómicos únicos en su concepto y sensación con diferentes horarios tanto para huéspedes, como para visitantes:

Tess de Mar

Abierto todos los días para el desayuno, almuerzo y cena. En Tess de Mar, un innovador restaurante mediterráneo, encontrará cocina de autor  en la que la gastronomía mallorquina se fusiona con toques modernos e internacionales. La gran variedad de platos se basan en productos de proximidad, respetando y recuperando recetas tradicionales de Mallorca.  Tess de Mar cuenta con un comedor a cubierto, además de una cómoda terraza dentro del patio del hotel, con una decoración y diseño impecables, en la que se cuida hasta el más mínimo detalle.

Kairiku

Kairiku trae consigo un concepto único en Mallorca. Se trata del ‘omakase’, un término japonés que significa ‘lo dejo a tu criterio / confío en ti’. Este concepto se utiliza en Japón para dar a entender que los comensales se fían del chef y de lo que éste prepara para ellos. Nuestro exclusivo restaurante japonés está situado en la antigua bodega de la casa que alberga Sa Creu Nova. En este espacio íntimo se ofrece un menú degustación de alta cocina japonesa en una mesa única para diez personas, maridado con una cuidada selección de bebidas y sakes que le harán vivir una experiencia inolvidable. Kairiku está abierto sólo para cenar y es imprescindible reservar previamente.

Lobby Bar

En el corazón del edificio de origen mallorquín, que ha sido completamente reformado para convertirse en Sa Creu Nova, encontrará el lobby bar. Lugar idóneo para disfrutar del espacio y de las espectaculares obras de arte que decoran las paredes de nuestro hotel de cinco estrellas en Mallorca. Podrá degustar una extensa selección de combinados, empezando por un clásico gin & tonic hasta elaborados cócteles de autor. Además, la carta de nuestro lobby bar cuenta con una selección de tapas, aperitivos y deliciosos platos internacionales para satisfacer el gusto de los paladares más exigentes.